En verano, con las altas temperaturas, tenemos que pensar en mantener nuestro hogar fresco ahorrando lo máximo posible y sin perjudicar al medio ambiente. Los toldos colocados en las terrazas y jardines de casa son una muy buena opción para poder disfrutar más tiempo de estas zonas exteriores, incluso, en las horas en las que dé el sol directamente. Para ello puedes instalar un toldo, que tiene numerosas ventajas.

Ventajas de colocar e instalar un toldo en nuestra terraza o porche:

1. La instalación de un toldo limita la entrada de calor. Con ello se reduce el uso del aire acondicionado, que hará a su vez que baje el gasto de la factura eléctrica, ya que los equipos pueden suponer un gran porcentaje del consumo mensual.

2. Colocar un toldo en la terraza nos protegerá de los rayos solares ya que evitará que pasen los rayos UV, mantenerse en la sombra es una de las mejores maneras de limitar la radiación ultravioleta y también evitará que los muebles de nuestro jardín se decoloren y se desgasten.

3. Instalar un toldo nos aporta intimidad en nuestro hogar sin necesidad de tener que bajar las persianas.

5. Instalar un toldo también ayudará a la conservación del medio ambiente ya que se reducirá el consumo del aire acondicionado, produciendo menos emisiones de CO2 a la atmósfera, reduciendo por tanto la contaminación.

Una vez tomada la decisión de instalar un toldo debemos saber que tipo de tejido es el más adecuado, es muy importante elegir el tejido que mejor se adapte al entorno en el que vaya a ser instalado.

Tejido Microperforado: Es un tejido muy resistente que no se desgarra fácilmente, no sufre alteraciones de tamaño y permite la entrada de luz y aire evitando la concentración de calor bajo el toldo.

Tejido de Poliéster: Este tejido es muy resistente a la rotura. Su uso es recomendado para utilizarse en terrazas cubiertas ya que los rayos UV afectan de manera rápida a su resistencia y color. Por esta razón, no se recomienda para un uso prolongado en exteriores.

Tejido acrílico: Cuenta con un recubrimiento protector que repele el agua y la suciedad. Es una tela resistente y duradera, siempre que se haga un buen uso de ella.

Una vez que tenemos clara la elección del tejido de nuestro toldo debemos saber cual es la mejor manera de mantenerlo limpio para que no coja moho y se deteriore antes de tiempo, al estar a la intemperie, los toldos tienden a ensuciarse y deteriorarse. Por ello, es recomendable seguir una serie de pautas y consejos que ayuden a mantener los toldos en buenas condiciones y a aumentar su vida útil.

Proyectos Xanadú limpiar Toldo de poliester

 

¿Cómo se limpia un toldo?
En primer lugar, para limpiar y mantener la lona del toldo en estado óptimo se pueden seguir algunos consejos, que hay que aplicar de forma regular:

Limpiar la lona y los mecanismos de forma regular con un cepillo blando o con la aspiradora para quitar el polvo y otros elementos que puedan deteriorarlo. Las partes metálicas además de quitarle el polvo se deben limpiar con un trapo húmedo.

Posteriormente, se puede limpiar con agua. En el caso de que la lona tenga alguna mancha incrustada que no se quite solo con agua, se puede utilizar un jabón suave, agua templada y un cepillo. Hay que evitar limpiarlo con agua a presión porque podemos deteriorar el tejido.

Una vez limpio es muy importante dejar secar la lona extendida al aire libre para evitar la aparición de moho. No hay que utilizar nunca disolventes ni detergentes abrasivos. También es muy importante recoger el toldo en días de lluvia o en los que haya rachas fuertes de viento.
Por último es recomendable, aunque no siempre podamos hacerlo, desmontar el faldón en los meses que no se vaya a utilizar para evitar su deterioro.

Después de estas recomendaciones a nivel general sobre cómo mantener y limpiar un toldo, debemos seguir una serie de pautas específicas para mantener cada tejido, ya que cada toldo puede estar fabricado con uno diferente:

Cómo limpiar un todo de tejido acrílico: Para limpiar un toldo de tejido acrílico se debe usar un cepillo blando pasándolo por la superficie del toldo con agua tibia y jabón neutro. Luego se debe enjuagar completamente y dejar secar la lona de manera natural.

Cómo limpiar un toldo de Poliéster: La limpieza se realiza igual que la de la lona de tejido acrílico, con un cepillo suave y luego se lava con agua tibia y jabón neutro.

Por último hay que recordar que la mejor manera de conservar y prolongar el tiempo de uso de nuestro toldo es mantenerlo en perfectas condiciones:

Si el toldo tiene un sistema automatizado de recogida, debemos recogerlo cuando haya nieve, lluvia o viento o, incluso, guardarlo durante el invierno o instalar un cajón o techo para protegerlo, sobre todo en las zonas más frías.

Abrir el toldo sin forzarlo. Si cuesta manipularlo, deberemos observar si hay algún obstáculo que impida su correcta apertura.

Cuando el toldo esté húmedo o mojado no debemos recogerlo, pues puede salir moho.

Después de lavar el toldo podemos aplicar un sellador para proteger sus propiedades, una vez que esté seco.

Para evitar la oxidación del mismo, debemos mantener cada parte limpia y seca. Si la lona ha perdido mucho color, podemos recurrir a una tintorería especializada en limpieza de toldos.

Un pequeño truco para conservar el color de nuestro toldo es limpiar el toldo y después aclararlo con agua con un poco de vinagre.