El lugar y la forma en la que vivimos tiene una relación directa con la huella ecológica de los hogares porque las emisiones de CO2 de la energía que se consume por el funcionamiento de nuestras viviendas representan el 60% del total de emisiones de CO2 del planeta.

Una vivienda puede construirse con criterios bioclimáticos, pero podemos ir más allá y aplicar el modelo de Casa Pasiva. Esta norma constructiva alemana engloba no sólo la adaptación de la vivienda al clima sino el propio consumo de energía interno para llegar a un estándar de máxima eficiencia energética. Una Casa Pasiva o Passivhaus, es un estándar de construcción creado en 1988 por el físico alemán Wolfgang Feist y el sueco Bo Adamson, profesor de la Universidad de Lund. Este modelo responde a un tipo de diseño constructivo que busca reducir al máximo la energía necesaria para mantener la casa a la temperatura constante durante todo el año, mediante una buena optimización de los recursos existentes. Debemos saber que hay una ligera diferencia entre lo que se denomina Casa Pasiva y el término PASSIVHAUS, si bien no son lo mismo, si comparten los mismos principios. A continuación trataremos de explicar ambos conceptos.

proyectos Xanadú fachada Casa Pasiva

 

¿Qué es una Casa Pasiva?

El concepto de «PassivHaus» se desarrolló en Alemania en los años 80 y constituye una evolución de las casas de bajo consumo energético.
Es decir, una Casa Pasiva es aquella que debido al modo en que ha sido construida y a su diseño nos ayuda a mantener unas condiciones interiores de confort (temperatura, humedad, etc.) Estas condiciones ambientales contribuirán a mejorar el nivel de nuestra salud y la de nuestro planeta. Debido a la excelente calidad térmica de los materiales de cerramiento del edificio (paredes, ventanas y puertas), al uso de fuentes de calor internas (procedentes de los dispositivos eléctricos que normalmente se usan en los hogares) y a la minimización de las pérdidas de ventilación con un sistema controlado con recuperación de calor, la vivienda pasiva no necesita los mecanismos de refrigeración ni calefacción convencionales. Una de las principales ventajas que tienen las Casas Pasivas es que el consumo de energía es mucho menor o nulo gracias a que se construyen con excelentes elementos aislantes y a la incorporación de energías renovables.

¿Y PASSIVHAUS?
Cuando hablamos de una Casa Pasiva Passivhaus estamos haciendo referencia a una certificación alemana creada en el año 1988, que pretende acreditar si un edificio cumple los niveles técnicos para ser considerada una Casa Pasiva. Los cinco principios que están implícitos en la certificación son:

– Excelente aislamiento térmico,
– Carpinterías de altas prestaciones (triple acristalamiento, baja transmitancia y correcta instalación),
– Ausencia de puentes térmicos
– Hermeticidad del aire
– Ventilación mecánica con recuperación de calor.

Cualquier nueva construcción, con independencia de su tamaño y uso, puede edificarse según los estándares Passivhaus.

Así pues, el sello Passivhaus establece un consumo casi nulo de los edificios (menor a 15 kWh por metro cuadrado por año en calefacción) y fomenta la construcción de edificios energéticamente eficientes y económicamente asequibles. Se trata de un concepto de construcción extendido a nivel internacional que ha sido aplicado ya en más de 25.000 edificios.

Una vez vistos ambos conceptos, (Casa Pasiva y Passivhaus) podemos decir que una casa puede funcionar de forma pasiva sin estar certificada, del mismo modo que puede concebirse como pasiva y utilizar gran parte de las estrategias pasivas sin alcanzar las condiciones establecidas por el sello Passivhaus.

De manera contraria, una casa certificada con este sello siempre entrará dentro de la categoría de Casa Pasiva, sin excepciones, puesto que el certificado sirve para cuantificar los conceptos básicos del diseño bioclimático.

Por lo que pueden existir muchos niveles de Casa Pasiva, pues al fin y al cabo su eficiencia dependerá del presupuesto del que se disponga, el clima del lugar y las posibilidades del terreno.

¿Cuánto puede costar una casa pasiva?
Es importante saber que el precio por metro de una Casa Pasiva puede variar entre los 1000€/m2 y los 1300€/m2 de acuerdo a la empresa o el profesional elegido. Debemos entender que existen muchos niveles de Casa Pasiva, pues al fin y al cabo su eficiencia dependerá del presupuesto del cliente, el clima del lugar y las posibilidades del terreno.

Esperamos que este artículo os haya servido para conocer los principios que caracterizan el diseño pasivo y profundizar en los beneficios de la arquitectura pasiva tanto para la salud de nuestro planeta como la nuestra y la de los que nos rodean, con muchas ventajas (certifiquemos o no el diseño bioclimático), como la sostenibilidad, el confort y el ahorro energético.